Principales usos de los metales y las aleaciones

Los metales se caracterizan ser un material sólido, excepto el mercurio y el galio, aunque son maleables a altas temperaturas, pudiéndose fundir, reciclar y conformar. La industria de metales y aleaciones produce infinitos materiales para usos diversos, por lo que el posterior reciclaje es esencial para reducir la extracción de la materia prima, así como de la contaminación que este proceso produce.

Para comenzar, debemos conocer que el metal se divide en dos grupos, ferrosos y no ferrosos. Como su nombre indica, un material es ferroso cuando se compone de hierro principalmente. Si bien es cierto que suelen presentar pequeños porcentajes de carbono para darle determinadas propiedades a la aleación y que en la naturaleza se encuentra combinados con otros elementos. Es por ello que, tras su extracción, se procede a tratar y separar la parte aprovechable, conocida como mena, de la no aprovechable.

Por otra parte, los No ferrosos se clasifican en tres grupos: pesados, entre los que encontramos el cobre, estaño, plomo, cormo, níquel, cobalto o cinc, Ligeros, con una densidad que se sitúa entre los 2 y los 5 gr/cm³ como el aluminio o el titanio. Por último, los ultraligeros como el magnesio, cuya densidad está por debajo de 2 gr/cm³.

Los metales y aleaciones están presentes prácticamente en todos los ámbitos, siendo uno de los más usados en el mercado el cobre, gracias a su alta conductividad eléctrica y térmica y su alto grado de resistencia a la corrosión y la oxidación. Debido a esta característica, la mayoría de tuberías y calderas están fabricadas con este material y sus aleaciones. Además es maleable, por lo que permite darle forma fácilmente.

El aluminio también está presente por ser resistente a la oxidación y buen conductor eléctrico y calorífico. Su principal uso se encuentra en la industria alimentaria, en envases y latas. También puede sustituir al cobre como conductor cuando se necesita cubrir grandes distancias.

Por otra parte, el plomo es el tercer metal que encontramos a diario. Tiene baja conductividad térmica y eléctrica, pero su alta densidad le confiere las propiedades necesarias para ser usados como protectores en centrales nucleares, radiología, etc. Nunca se encuentra en el ámbito alimenticio, ya que tiene propiedades tóxicas.

El reciclaje de metales y aleaciones debe convertirse en una prioridad para todos, ya que su extracción produces gases tóxicos y contaminantes, al igual que su degradación. Por ello, darles una segunda vida es básico para lograr cuidar el medioambiente y reducir también su precio, ya que conseguir la materia prima es un proceso costoso.

fundicion-de-oro-en-puebla-mg111

Deja un comentario