El lunes 11 de septiembre del 2017

La Copa del Mundo llegó a la isla con más ojo para descubrir nuevos talentos

La Copa del Mundo llegó a la isla con más ojo para descubrir nuevos talentos

Gran Canaria se estreno  como sede de una Copa del Mundo de baloncesto, con seis selecciones que pronto descubrirán que están una isla donde el deporte de la canasta es religión y donde empezaron jugadores que luego han hecho carrera en Europa y la NBA.

Uno de esos nombres que dejaron huella en Gran Canaria es el del escolta estadounidense Jaycee Carroll. Para muchos, el mejor jugador que ha defendido la camiseta del club insular, y es que el actual jugador del Real Madrid pulverizó todos los registros anotadores en dos temporadas para el recuerdo (2009-2011).

Nombres como Marcus Norris (2005-2010), Jim Moran (2001-2011), Sitapha Savané (2004-2012) y el canterano Roberto Guerra -uno de los grandes símbolos de la afición durante sus nueve temporadas de amarillo- cimentaron los pilares de un combinado insular que comenzó a coquetear con los puestos altos de la clasificación y lideran las clasificaciones históricas del club en muchos apartados.

Un motivo de felicidad del Club Baloncesto Gran Canaria es que dos canteranos amarillos han saltado a la NBA. El interior inglés Joel Freeland, tras cuatro temporadas (2005-2009) alternando el combinado EBA y el primer equipo, dio el salto al Unicaja de Euroliga y aterrizó en la franquicia Portland Trail Blazers hace dos temporadas, pero no ha tenido continuidad en la mejor liga del mundo.

El Herbalife Gran Canaria, equipo de origen colegial hoy consolidado en la elite de la Liga Endesa, ha experimentado un notable crecimiento deportivo en las últimas temporadas y lo ha logrado, en buena medida, por el acierto a la hora de incorporar a jugadores contrastados y jóvenes con el hambre suficiente para deslumbrar en la isla y, posteriormente, emprender mayores desafíos.

Uno de esos nombres que dejaron huella en Gran Canaria es el del escolta estadounidense Jaycee Carroll. Para muchos, el mejor jugador que ha defendido la camiseta del club insular, y es que el actual jugador del Real Madrid pulverizó todos los registros anotadores en dos temporadas para el recuerdo (2009-2011).

El jugador de Utah fue el máximo anotador de la competición doméstica en sus dos campañas de amarillo y estuvo en el 'quinteto ideal' de la Liga ACB en la última, antes de partir a Madrid para iniciar una andadura exitosa con la conquista de la Liga Endesa, la Copa del Rey y la Supercopa.

"Nunca podré olvidar mis años en Gran Canaria, de los mejores en mi carrera. Todo lo vivido fue increíble tanto personal como profesionalmente", garantiza a Efe el exfrancotirador amarillo.

Otro gran jugador que hizo carrera en España y que reconoce haber acertado al elegir al Herbalife como trampolín es Bernard Hopkins, lugar que lo catapultó al potente Valencia Basket.

"Tengo muy claro que acerté al elegir al Gran Canaria para comenzar mi carrera deportiva. Seguro que no hubiera sido igual empezándola en otro sitio. Es el lugar perfecto para un jugador joven, porque la afición te protege mucho y hace que te sientas muy a gusto", admite a Efe el ala-pívot estadounidense que jugó en el 'Granca' en el ejercicio 1997-1998.

Hopkins asumió la difícil misión de hacer olvidar al ídolo local Shaun Vandiver, quien había hecho disfrutar a la masa social grancanaria durante dos temporadas (1995-1997), en el retorno definitivo del plantel insular a la elite del baloncesto nacional.

"La adaptación es esencial para un jugador y en Gran Canaria lograron que la mía fuera inmediata. Venía de una temporada complicada en Italia y en la isla todo fueron facilidades. Ese aspecto hace que rindas a tu máximo nivel", dice a Efe el pívot de Illinois, que escogió posteriormente la opción de un, por entonces, candidato a todo, como el Tuenti Móvil Estudiantes.

Nombres como Marcus Norris (2005-2010), Jim Moran (2001-2011), Sitapha Savané (2004-2012) y el canterano Roberto Guerra -uno de los grandes símbolos de la afición durante sus nueve temporadas de amarillo- cimentaron los pilares de un combinado insular que comenzó a coquetear con los puestos altos de la clasificación y lideran las clasificaciones históricas del club en muchos apartados.

"Fueron tantas temporadas y tantos partidos de amarillo. Cuando el club retiró mi número 20 fue uno de los días más importantes de mi vida y no pude evitar llorar al pisar el parqué. Solo tengo palabras de agradecimiento para el Gran Canaria y para su enorme afición", ha explicado Moran a Efe.

La lista de extraordinarios jugadores es muy extensa: Jones, Stewart, Scheffler, Berni Hernández, Morton, Burditt, Clifford, Racca, Espósito, Coleman, Brabender, Gonzalo Martínez, Lewis, Eley, Goree, Fran Vázquez, Vroman, Hunter, Nelson, Augustine, English, Wallace, Bramos, Beirán o Rey, entre muchísimos otros, incluyendo a entrenadores como Manolo Hussein, Pedro Martínez o Salva Maldonado, para agigantar la leyenda de una entidad que crece a un ritmo vertiginoso.

Un motivo de felicidad del Club Baloncesto Gran Canaria es que dos canteranos amarillos han saltado a la NBA. El interior inglés Joel Freeland, tras cuatro temporadas (2005-2009) alternando el combinado EBA y el primer equipo, dio el salto al Unicaja de Euroliga y aterrizó en la franquicia Portland Trail Blazers hace dos temporadas, pero no ha tenido continuidad en la mejor liga del mundo.

El otro caso es el que ilusiona de sobremanera al entorno grancanario. El 'gigante' caboverdiano Walter Tavares, quien tan solo lleva cinco campañas jugando al baloncesto (2009-2014), fue escogido en la posición 43 del draft por Atlanta Hawks el pasado mes de julio y, aunque proseguirá su formación en la isla, su futuro parece muy cerca de las estrellas. La suya ya brilla con luz propia y no para de crecer.
 

Leer noticia completa