MásMovíl, el cuarto operador de telefonía de España

Los últimos
movimientos empresariales han colocado a MasMóvil como cuarto operador español
en oferta convergente. El pasado verano la compañía cerraba la compra del 100%
de Pepephone y de Yoigo. Esta política de adquisiciones refuerza su
posicionamiento en el mercado español, en el que busca ofrecer la oferta de
servicios de telecomunicaciones más competitiva. El reto de
MasMóvil es claro, encontrar
su sitio entre los cinco primeros operadores españoles por volumen de negocio.

 

Con PepePhone y
Yoigo ya incorporados a su estructura, el nuevo grupo calculaba unos ingresos
proforma de 1.100 millones, con un ebitda de más de 100 millones y 75 millones
de cash flow.

 

Con la
adquisición de Yoigo, MasMóvil se hacía con el cuarto operador móvil de España
y su cartera de 3,3 millones de clientes. Una apuesta fuerte por los servicios
móviles que les permite ofrecer tarifas muy competitivas. El éxito de sus tarifas
móviles lo constata mensualmente el ranking de portabilidades, que MasMóvil
lidera. El pasado mes de octubre cerró con 24.400 nuevos clientes de móvil,
frente a los 7.600 de su más directo competidor en ese ámbito: Orange.

 

Las recientes adquisiciones
han permitido a MasMóvil alcanzar tres años antes de lo previsto la base de
clientes calculada para 2018. El operador suma ya más de 4 millones de clientes
de móvil y 70.000 de banda ancha. Una cifra en continuo aumento dada la
competitividad de las
ofertas Masmóvil, que incluyen fibra, adsl, móvil u ofertas
convergentes.

 

 

Fuertes inversores

 

El potencial de crecimiento
de MasMóvil ha atraído al accionariado de la compañía a grandes inversores españoles,
que han entrado en el operador tras la ampliación de capital realizada para
asumir las operaciones de adquisición de Yoigo y Pepephone. Es el ejemplo de la
familia Del Pino, que a través de sicavs compraron acciones por valor de 2,3
millones de euros y bonos de su filial por 9,1 millones.

 

No han sido los
únicos grandes inversores que han puesto el ojo y la cartera en el operador. La
familia Ybarra Careaga tiene el 17% de las acciones, lo que supone situarse
tras la ampliación de capital como segundos accionistas de MasMóvil, solo por
detrás del fondo de capital riesgo Providence, que es el accionista de
referencia. También figura en el accionariado ACS, que tenía el 17% de Yoigo y
continúa con MasMóvil, al igual que Carlos Slim y Esther Koplowitz con FCC y la
familia propietaria de Mayoral.

 

 

Con esa apuesta
firme de las grandes familias empresariales españolas por el futuro de
MasMóvil, no es de extrañar que las perspectivas económicas del operador sean
muy alentadoras: con un aumento de ventas calculado del 18,7% para este año.

 

Los actores
económicos calculan para MasMóvil unos ingresos de más de 1.100 millones para
2017. Aunque solo el tiempo dirá si se cumplirán las predicciones económicas,
todo parece indicar que será así, una vez que se despeje cuándo se producirá su
salto al mercado continuo.

 

Deja un comentario